Qué es el análisis técnico y cuándo se aplica

Qué es el análisis técnico y cuándo se aplica
El análisis técnico no es una solución mágica. Solo es una herramienta. Por lo que es mejor aprender cuándo y cómo usarlo.

Comencemos con lo negativo


Para entender mejor el análisis técnico, es bueno saber qué es lo opuesto.
El análisis fundamental intenta captar el valor intrínseco de una acción visualizando el panorama general tanto como sea posible, y combinando todas las cosas que podrían afectar el valor de la acción. Este análisis reúne información de todas partes: balances, declaraciones de ingresos, estados de flujo de efectivo, el estado de la economía en general, las condiciones políticas nacionales, análisis de la competencia y otros.

Por otro lado

El análisis técnico se centra solamente en el precio y su historial de movimientos. Se usa en las acciones, productos, futuros, etc. Básicamente, cualquier instrumento comercializable para los que solo aplican las fuerzas de la oferta y la demanda. Si otros factores importantes están alterando el precio o están teniendo una influencia en el mercado, el análisis técnico no tiene la capacidad de captar la lógica del mercado.

Cuándo aplicar el análisis técnico

El análisis técnico no es la solución para todo. Y un operador debería saber cuándo usarlo. Por supuesto, ni el análisis fundamental ni el análisis técnico ofrece un 100 % de oportunidad de éxito. Algunas personas se especializan en cada uno de estos tipos de análisis. Un operador debería conocer las herramientas e identificar cuándo usarlas. El mejor escenario para un análisis técnico incluye una alta liquidez. Esto significa que las acciones deberían comercializarse rápida y fácilmente. Las acciones con poca liquidez pueden verse alteradas por inversores individuales, por lo que no serían adecuadas para el análisis técnico. Otro factor es la ausencia de cualquier novedad extrema. Los eventos, como la muerte repentina de un CEO o algún tipo de revolución política, acto terrorista, etc., pueden tener una seria influencia en el cambio de precio en el mercado. Los técnicos, o especialistas en análisis técnicos como se les llama normalmente, no tienen la capacidad de pronosticar los movimientos futuros del mercado. Antes de aplicar el análisis técnico, se debe verificar si todos estos factores están presentes.

Por qué aplicar el análisis técnico

Los técnicos creen que toda la información necesaria sobre las tendencias futuras en el mercado se esconde en el historial de cambios de precios. El precio es el único reflejo perfecto de todos los factores que han estado presentes en un momento determinado del tiempo. Es por ello por lo que, si lees bien el historial de los movimientos, podrás encontrar toda la información que se necesita para prever las tendencias futuras. Al final del día, el análisis de cada acción busca identificar el punto justo para invertir. Resulta bajo en términos de riesgo, pero alto en términos de ganancias.

El análisis técnico es versátil. Sus principios básicos podrían aplicarse a nivel universal y sus pasos tan sencillos podrían llevarse a cabo en otros casos. Lo mejor es que no necesitas tener una licenciatura en economía para analizar una tabla de índices. Sí, analizar una tabla requiere dedicación y un estudio serio, pero, sobre todo, una mente abierta.

Por qué no aplicar el análisis técnico

Al igual que cualquier tipo de análisis técnico, este no te convierte en superhumano. En la mayoría de los casos, los operadores son altamente objetivos y cuando aplican un tipo específico de método analítico, continúan siendo muy objetivos. Es por ello por lo que se debe buscar un método y ver el mercado con mente abierta. Porque si tienes una mentalidad pesimista, así será lo que veas reflejado en la tabla. Otro problema con este tipo de análisis es que a menudo llega demasiado tarde. La tendencia es fácilmente visible para cualquiera y el análisis técnico solo se usa para verificar algo obvio para todos. Otra cosa es que no todos los patrones y señales técnicas funcionan en cada caso. No hay reglas absolutas y cada señal debe relacionarse con otros factores. Cada acción específica con la que trabajas siempre tiene su particularidad.

Este es el fin. Técnicamente hablando.

Al igual que con toda herramienta, el análisis técnico ofrece un resultado distinto dependiendo de quién lo haga.
Cada operador debería decidir si usarlo o no mientras construye su estrategia. No toda herramienta es adecuada  para cada maestro. La clave es la dedicación. Desarrollar una estrategia exige constancia y objetividad. Pero al final, te esperarán grandes recompensas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *